Su itinerario espiritual se perfiló siempre como un camino cuesta arriba, por su respuesta a la llamada Divina y su intensa correspondencia a la gracia. En su itinerario ascético (lucha contra sus impulsos y tendencias negativas), Farina colabora con sus propios dones y energías espirituales para desarrollar óptimamente su multiforme actividad apostólica: sacerdote, maestro, benefactor, obispo y fundador. Y en su camino de comunión con Dios, siempre más fascinado por los Sagrados Corazones de Jesús y de María,  sostenido por la oración (meditación, rezo del Santo Rosario), los sacramentos, especialmente la Reconciliación y la Comunión Eucarística, la Palabra de Dios (lectura diaria dela Biblia), una ilimitada confianza en el Señor, se fió  totalmente de Él y conservó una ingenua alegría, a pesar de las infinitas cruces de su vida.   

UK betting sites, view information for Sign Up Bonuses at bookmakers